Emergencia Arquitectónica para la ciudad de Río Ceballos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pedido presentado el día 20 de agosto de 2019 al Concejo Deliberante de la Ciudad de Río Ceballos, tratado en la sesión del Concejo el 21 de Agosto del mismo año.

De nuestra mayor consideración:

Desde el Grupo Tica Hen presentamos el siguiente pedido de “Emergencia Arquitectónica” para la ciudad de Río Ceballos, el cual fundamentamos y detallamos a continuación.

Introducción.

El patrimonio cultural es una herencia del pasado y es propiedad de toda la comunidad. El disfrute y acceso al mismo es un derecho humano, así como también es un deber su cuidado para transmitirlo a las generaciones futuras.

La noción de patrimonio es importante para la cultura y el desarrollo en cuanto constituye el “capital cultural” de las sociedades contemporáneas. Contribuye a la revalorización continua de las culturas y de las identidades, y es un vehículo importante para la transmisión de experiencias, aptitudes y conocimientos entre las generaciones. Además es fuente de inspiración para la creatividad y la innovación, que generan los productos culturales contemporáneos y futuros. El patrimonio cultural encierra el potencial de promover el acceso a la diversidad cultural y su disfrute. Puede también enriquecer el capital social conformando un sentido de pertenencia, individual y colectivo, que ayuda a mantener la cohesión social y territorial. Por otra parte, el patrimonio cultural ha adquirido una gran importancia económica para el sector del turismo en muchos países, al mismo tiempo que se generaban nuevos retos para su conservación. (UNESCO)

Cabe mencionar que el patrimonio cultural es considerado una “riqueza frágil” amenazada constantemente por los impactos de la globalización traducidos, en nuestra zona en particular, con un avance inmobiliario sin control y una idea de “progreso” que no contempla los bienes colectivos.

Hace décadas que venimos viendo cómo los bienes culturales son avasallados constantemente generándose pérdidas irrecuperables que implican no solo la destrucción de bienes materiales de alto valor, sino también una idea e imagen de ciudad que hacen a una parte fundamental de su identidad.  Esto, sumado a la pérdida  de grandes áreas de espacio público (márgenes de ríos y arroyos, pasajes, espacios de reunión barriales, potreros, etc.), nos demuestra que nuestra ciudad se aleja cada día de los tan mentados parámetros que deberían llevarnos a una Ciudad Sostenible, y por lo tanto inclusiva, abierta, conectada, con identidad y memoria, plena de espacios de encuentro y participación.

Mucho se habla, y se ha hablado, sobre la identidad de nuestra ciudad; se han construido alrededor de esta idea proyectos de todo tipo, algunos provechosos y otros que han generado todo lo contrario. Se habla de la  “época de oro” y de “la perla de las sierras chicas” como un momento histórico vacío de una construcción social en donde el pasado habla hacia el presente. Se nombran los cientos de hoteles, hosterías y casas de alojamiento al mismo tiempo que se tiran, demuelen o transforman hacía algo totalmente irreconocible, o se construyen locales comerciales cambiando la fisonomía de “villa serrana” a una arquitectura (una vez más) sin planificación, ni estilo, ni estética, ni una sensata inclusión al paisaje serrano; el funcionalismo está avasallando el patrimonio.

Vemos, también, cómo casi no existen edificios públicos pero si una gran cantidad de antiguas casonas y hoteles totalmente abandonados, en una inminente ruina, esperando al mejor postor para tirarlas abajo o, en el mejor de los casos, intentar mantener la fachada (no siempre con buenos resultados). Pareciera ser una estrategia clara esperar que ya no sean factibles de conservación para dar paso a su pronta demolición. Y mientras se exigen ciertas pautas a algunos, otros tienen factibilidad del estado de invadir el espacio público, apropiarse de las márgenes del río, destrozar el paisaje y evadir el arbolado obligatorio.

En la actualidad muchas ciudades de nuestro país y en particular en nuestra provincia utilizan su patrimonio arquitectónico como parte de su identidad, construcción de su historia y basamento fundamental de su urbanismo, en Río Ceballos éste se ve amenazado y pronto a desaparecer por completo.

Aún sin tener en cuenta el potencial del patrimonio urbano como producto turístico, se sigue hablando de volver a posicionar a Río Ceballos en lo que alguna vez fue: el destino más elegido por los visitantes de las sierras de Córdoba. Por supuesto que este no deberá ser jamás la primera razón para el cuidado de su arquitectura, pero si podría convertirse en una de las razones para que a quienes no les interesa su valor histórico, al menos los preserve como herramienta económica o de identidad y memoria para sus habitantes. Debe existir un equilibrio entre el desarrollo urbano y el cuidado patrimonial, basado en planificación y no en negocios de turno para unos pocos.

Es alarmante cómo, justamente la avenida principal (considerada por algunos como el casco histórico), tiene cada vez menos para mostrar de nuestra historia.”

Lugares donde se ha respetado el patrimonio arquitectónico con una marcada identidad (por ej. Villa General Belgrano) donde no sólo se conserva sino que se potencia a través de nuevas construcciones “al estilo” demuestran este equilibrio. Han sabido ver el valor de su patrimonio como producto. Aunque estamos hablando de localidades con una fuerte y marcada impronta identitaria, esto no debería ser excusa para no encontrar en Río Ceballos los valores que por sí mismos tienen ciertos edificios o lugares. Por lo pronto, un estilo ecléctico que muestra (o mostraba), diferentes estilos y épocas de crecimiento poblacional. De esta forma, a todo lo largo de la Avenida San Martín se podían observar chalets con grandes y abundantes jardines adelante, intercalados con antiguos ranchos, y antiguos y modestos negocios que, en su conjunto, permitía ver el entorno serrano circundante. La tendencia al día de hoy es la construcción de grandes “galpones” en donde la vegetación ha quedado relegada a lo que hay que sumarle un escasísimo arbolado público.

Casos en Argentina, casos posibles y realizables.

La provincia de Salta declaró en 2009 como “bien de interés arquitectónico y Urbanístico de la Provincia de Salta” al área Centro de la ciudad. Cuenta con un plan regulador con el fin de proteger los sitios patrimoniales para “lograr un vínculo dinámico entre lo más antiguo de una sociedad y la vitalidad que despierta el futuro y el progreso”. En 2006, sanciona la ley 7.418 que constituye “el marco legal de aplicación en todo el territorio provincial, para la preservación, salvaguarda, protección, restauración, promoción, acrecentamiento y transmisión a las generaciones futuras del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de la Provincia de Salta.” Dicho patrimonio “es el conjunto de bienes inmuebles, ubicados en la provincia de Salta, que fueren declarados de interés arquitectónico y/o urbanístico, cualquiera sea su régimen jurídico y titularidad, que en sus aspectos tangibles o intangibles, materiales o simbólicos o por su significación intrínseca y/o convencionalmente atribuida, definen la identidad y la memoria colectiva de sus habitantes”. Al mismo tiempo que se crea la Comisión de Preservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de la Provincia de Salta.

El ejemplo de Salta puede parecer de una diferencia abismal con lo que conforma el patrimonio arquitectónico de nuestra ciudad, pero nos sirve, por un lado, para ver que es posible la conservación cuando hay un Estado decidido, fuerte y responsable que interviene de manera activa en la salvaguarda de los bienes comunes, pero también para comprender, por medio de las diferencias, que mientras nosotros mismos, los rioceballences, no entendamos la dimensión del valor de nuestra arquitectura, el espacio público y el paisaje, será imposible comenzar a trabajar en esto.

Ejemplos al respecto sobran, pero algunos son bien contundentes y más cercanos, como el de La Cumbrecita, en la Provincia de Córdoba. Las regulaciones sobre el patrimonio arquitectónico son muy específicas y restrictivas, como una forma de mantener la identidad de una comunidad a través de su estructura urbana. En esta localidad se creó un registro de Patrimonio Histórico, se realizó un relevamiento del patrimonio natural y urbano y entre sus ordenanzas se creó el Código de Edificación y Zonificación; éste, además de lo que se puede ver en ordenanzas similares (incluso en el proyecto de Ordenanza de Usos de Suelo de nuestra ciudad) dispone criterios estéticos como parte de su identidad para todas las construcciones (tanto privadas como públicas) y sostiene un control estricto sobre los edificios patrimoniales ya que “este recurso cultural se constituye con el conjunto de hitos que conforman una unidad como recurso a proteger y a aprovechar. Cada uno de estos hitos representa una expresión de la identidad antropológica. Asimismo, actúa como atractivo principal de La Comuna y de la Reserva de Uso Público”. Este control aplica a las demoliciones de estructuras existentes.

Antes de pasar a nuestra localidad en particular, queremos incorporar, también, la legislación de la Ciudad de Córdoba como un ejemplo de categorización y conservación de los bienes patrimoniales.
La Ordenanza 11190 de Protección del Patrimonio Arquitectónico Urbanístico y de Aéreas de Valor Cultural de la Ciudad de Córdoba que busca proteger y poner en valor los bienes y lugares del patrimonio construido en la ciudad de acuerdo al orden público que estos poseen, plantea distintos niveles de intervención basados en los siguientes criterios de categorización: Valor tipológico, Valor estético, Valor Urbano-Ambiental, Valores histórico-social y documentario-testimonial, a través de las siguientes categorías: Monumental, Alta, Media, Baja, Testimonial.
Este ejemplo sirve para ver que cuando se habla de conservación de patrimonio no estamos hablando de absolutamente todo, sino de diferentes criterios para una evaluación, es decir, y citando a la UNESCO, “La “combinación acertada” de patrimonio cultural y desarrollo sostenible requiere no sólo protección frente a las condiciones ambientales adversas y el daño intencionado, sino también cuidados constantes y renovación permanente. Todo enfoque que mire sólo al pasado correrá el riesgo de convertir el patrimonio en una entidad rígida y congelada, que perderá su pertinencia para el presente y para el futuro. En realidad, se ha de entender el patrimonio de tal manera que las memorias colectivas del pasado y las prácticas tradicionales, con sus funciones sociales y culturales, sean continuamente revisadas y actualizadas en el presente, para que cada sociedad pueda relacionarlos con los problemas actuales y mantener su sentido, su significado y su funcionamiento en el futuro.”

Sobre las legislaciones locales.

La vecina ciudad de Unquillo cuenta con una ordenanza de Protección Patrimonial en donde a las categorías similares a otras legislaciones, catálogo de bienes patrimoniales y niveles de protección agrega, en su art. 7 “En cualquier caso, ante la situación de autorizar la demolición total o parcial de un inmueble catalogado, el municipio podrá requerir la donación de elementos de valor para su conservación y/o reutilización en obra pública” y en su art.8 integra al patrimonio edilicio el entorno tanto natural como “Los elementos que hacen al equipamiento, identidad y reconocimiento del bien (faroles, bancos, elementos decorativos o funcionales, veletas, fuentes, etc.)”.

Ahora sí, más específicamente en nuestra ciudad, a raíz de la encuesta sobre Políticas Culturales a los Candidatos de Río Ceballos, vemos con alarma que al hablar sobre protección y conservación de patrimonio arquitectónico se cita una ordenanza sobre los circuitos de casonas (ordenanza que creemos muy importante por el valor que supone que el patrimonio se dé a conocer) pero que de ninguna manera propone acciones concretas para el cuidado de estos bienes patrimoniales y tampoco tiene un catálogo de las propiedades o lugares que lo integran, dejando así la factibilidad de que cualquiera de éstos pudiera desaparecer a futuro no perdiendo ni los circuitos, ni la ordenanza, su vigencia.

Sobre todo, es alarmante que se desconozca que en el año 1995, a través de un proyecto presentado por el Sr. Víctor Amuchástegui, se sancionó la ordenanza municipal 849/95, la cual adjuntamos a este documento, en donde, entre otras cosas, se crea una Comisión de Consolidación y Mantenimiento del Patrimonio Arquitectónico, Histórico y Cultural de la ciudad de Río Ceballos, encargado del Inventario, Registro, Control y Coordinación de los bienes patrimoniales de la ciudad para su declaración de Interés Municipal. Dado que nunca se efectivizó esta Comisión, no hubo declaraciones de este tipo por lo que es claro que nada es factible de Preservación para aplicar los puntos de esta ordenanza.
La ordenanza 849/95 está vigente, sin embargo seguimos viendo cómo los emprendimientos privados en total connivencia con el Estado municipal siguen haciendo desaparecer el patrimonio que es de todos. Viene al caso mencionar que también está vigente la ordenanza 2330/16, que declara el estado de riesgo en que se encuentra la Capilla Histórica de nuestra ciudad, la creación de una Comisión “Salvemos la Capilla Histórica” y que, con fecha 19 de octubre de 2016, ponía como plazo la constitución de dicha comisión de 15 días corridos. Como se puede ver, las ordenanzas en Río Ceballos no tienen peso de ley sino que se quedan en enunciados cuando hay negocios de por medio. Mientras la Capilla sigue en un continuo estado de deterioro, vemos cómo día a día la arquitectura urbana deviene en una destrucción constante; cualquier edificio patrimonial vale tanto como la Capilla.

En última instancia es necesario citar que existen todavía en nuestra ciudad gran cantidad de edificios, núcleos arquitectónicos y espacios que se encuentran al borde de una pérdida irremediable. Así mismo se puede ver que aún existen personas, grupos o empresas que realizan sus negocios en antiguas estructuras edilicias sin necesidad de cambiar la fisonomía de nuestra ciudad no siendo esto un impedimento para su desarrollo. Entre éstos podemos citar la Cooperativa de Obras y Servicios, el CEC, Villa Mica (en donde han funcionado diferentes emprendimientos), Serrano Coworking…

Los ejemplos y antecedentes que refieren a la Señalización, Catalogación, Preservación y Conservación del patrimonio de todos los rioceballences pensándolos, en primer lugar, como bienes comunes que nos hablan de nuestra historia e identidad y, en segundo lugar, que pueden constituirse como un producto turístico basado en el respeto de los bienes colectivos en consonancia con el progreso que tanto se pregona, son el equilibrio necesario para comenzar a pensar “la ciudad que queremos” sin agotar esto en palabras, talleres y letra escrita, sino en acciones concretas y responsables.

Dicho todo esto, pedimos:

  1. Se declare la EMERGENCIA DE PATRIMONIO ARQUITECTONICO Y URBANO en la ciudad de Río Ceballos, esto es: prohibición de demoliciones, totales o parciales, hasta tanto no exista un relevamiento, catalogación y pautas o procedimientos que respeten los bienes patrimoniales comunes, atentos a la construcción de nuestra historia, respetando las identidades de nuestra ciudad y el verdadero espíritu de progreso que suponen todos los valores antes mencionados.
  2. Revisar la ordenanza 849/95 que aún se encuentra vigente, dando paso a una actualización de la misma si fuera necesario.
  3. Relevamiento del patrimonio de nuestra ciudad para la creación de un catálogo y categorización de los bienes patrimoniales de nuestra ciudad. (Construir una línea de base patrimonial).
  4. Efectivizar la ordenanza mediante controles estrictos que garanticen su funcionamiento.
  5. Diseñar mecanismos de incentivo para los propietarios que conserven patrimonio (reducción impositiva, provisión de materiales y mano de obra para mantenimiento, beneficios en el acceso a incentivos, etc.)

Creemos que esta Declaración de Emergencia requiere de un tratamiento urgente dado el acelerado proceso de destrucción, demolición y apropiación, por lo que quedamos a su disposición para todo aquello en lo que pudiéramos colaborar; así mismo, compartiremos este documento con los medios locales y provinciales y a través de nuestras plataformas on line y redes sociales.

Sin nada más que agregar, los saludamos cordialmente.

Encuesta a Candidatos y Candidatas a Intendente

Compartimos con ustedes las respuestas a la encuesta sobre políticas culturales que realizamos a candidatas y candidatos a intendente de nuestra ciudad.
Aprovechamos, nuevamente, para agradecer a los vecinos que nos hicieron llegar sus preguntas y sugerencias.
Conforme a los tiempos acordados, publicamos las respuestas ya recibidas, aunque no cerramos del todo el seguir recibiendo algunas de quienes se han comprometido a enviarlas.
Valoramos mucho el esfuerzo de quienes la contestaron sabiendo que, estando en campaña, tienen mucho trabajo; sin embargo, también creemos que parte de este trabajo de campaña supone ahondar en las inquietudes de los vecinos ya que se trata de políticas que, a esta altura, deberían estar claras para quienes aspiran a ser Intendentes de nuestra ciudad.
Esperamos que estas preguntas hayan servido a los candidatos que no las contestaron, para tener datos sobre situaciones concretas que pueden ser desarrolladas a futuro. También, que las que fueron contestadas, sirvan a los vecinos de Río Ceballos para conocer no sólo las ideas, sino también las estrategias para concretar estas propuestas.

https://ticahen.com/encuesta-sobre-politicas-culturales-a-candidatas-y-candidatos-a-intendente-de-rio-ceballos/

Pequeñas historias sobre algunos objetos 7

En El Pueblito, vecina localidad de nuestra ciudad, hay una gran cantidad de hallazgos arqueológicos. En abril del año pasado, luego de una gestión por parte de vecinos de Salsipuedes para la preservación de morteros y el espacio en que se encuentran ubicados, la municipalidad local expropió las tierras y se inauguró el “Complejo Arqueológico El Pueblito”, patrimonio cultural.

En los alrededores de ese parque se encontraron recientemente otras piezas de gran valor patrimonial, que han pasado desapercibidos a los ojos de los lugareños durante años. (Ver link de la Coordinadora).
Queremos traer a la memoria los archivos históricos que dan cuenta de la población originaria de este lugar, por medio de los cuales conocemos que (con el objetivo, por parte de los colonizadores, de apropiarse de sus tierras y de doblegar sus fuerzas, desmembraron familias y comunidades lo que trajo una gran pérdida cultural) enviaron a parte de su población al Pueblo de la Toma (hoy Alto Alberdi) para realizar trabajo esclavo. Estos documentos no sólo dan cuenta de esta situación sino que reflejan un largo litigio para la recuperación de sus tierras que nunca fue reconocido.

ministalaló

Archivo Histórico Provincial. Año 1788.

“Señor Gobernador Intendente.

El fiscal de Real Hacienda, satisfaciendo a la anterior vista que se le ha pasado de la pretensión introducida por Josef Timoteo Tebes y demás originarios del Pueblo de Indios nombrado Ministalaló, situado en la falda de esta primera Sierra que hoy se hallan agregados al de la Toma de la Acequia de esta Capital. Dice que los documentos con que la instruyen sólo prueban la verdadera y real existencia de que hubo el citado pueblo  en el paraje nominado pero no de que efectivamente los interesados sean legítimos descendientes del Cacique que expresan, lo que no consta de otro modo que de su simple mero dicho, y no obstante esto, parece que no es de impedimento para tratar de el punto principal de si competan, o no, en la actualidad a estos Indios las Tierras que tuvo el asentado Pueblo de Ministalalo, conforme a los dispuesto en la Ley Real de Indias una vez que se han sacado de su dominio y trasladándose al relacionado de la Toma, lo que es permitido según lo afirma el Señor Solorzano en su Política Indiana, cuando vinieren en disminución o porque sean mejor gobernados y doctrinados en cuyo caso resuelve que se vuelven a incorporar en la Real Corona de donde las hubieron por la Benignidad de Nuestros Católicos por el… (derecho?) que se llama de reversión, advirtiendo al mismo tiempo que en esto se proceda con mucha atención y no pasarse a quitarlas fácilmente por la razones que apunta concluyendo que en el propuesto retienen todos los Dueños Tierras y privilegios concedidos para el primer municipio  si es que necesitan de ellas por la regla…”

62220287_2560050264060833_3436034825335603200_n
Fotografía de la Coordinadora Ambienta y Derechos Humanos Sierras Chicas

Fueron estos pueblos quienes dejaron estos morteros encontrados en El Pueblito, de los cuales hay unos realizados en cuarzo que son todo un acontecimiento, pues se trata de una piedra muy dura, por lo cual la realización de piezas en este material llevaría mucho tiempo y esfuerzo  por lo que, probablemente, el fin de su confección haya sido muy especial.

En este relevamiento aprendimos algo que vimos muchas veces pero que no sabíamos explicar (evidentemente queda mucho por aprender de nuestros pueblos originarios): los morteros tienen formas, diámetros y profundidades diferentes según el uso que se les diera, incluso, como vimos anteriormente, el material de la roca elegida tenía que ver con el fin que se les daría. Morteros y conanas se utilizaban de maneras diferentes e, incluso, se complementaban entre sí.

Es por esto que, muchas veces, se pueden encontrar en los mismos conjuntos rocosos diferentes artefactos de molienda. Este objeto que mostramos a continuación, luego de la caminata de reconocimiento en El Pueblito, se nos presenta como una gran sorpresa, ya que, a través de las explicaciones del Arqueólogo Sebastián Pastor, pudimos descubrir que este artefacto móvil presenta múltiples usos en una sola pieza. Al menos tres; una boca redonda y más profunda, otra de similares dimensiones pero con menor profundidad y una cara plana que, evidentemente, fue utilizada para algún tipo de trabajo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Además, podemos ver una conana móvil, muy pulida. Sería interesante saber qué tipo de sustancias fueron molidas o pulverizadas en estos objetos… Si bien la cultura comechingona ha quedado un poco relegada de estudios muy exhaustivos, por suerte hoy, algunas personas y grupos están más interesados en conocer más sobre estos antiguos pueblos; de esta forma, en 2016 se dio a conocer un estudio realizado sobre las micropartículas alojadas en antiguos morteros y restos cerámicos de Cerro Colorado. A través de estas investigaciones se pudo determinar que la Quinoa fue cultivada en Córdoba por los pueblos prehispánicos, producto del intercambio con otras culturas del norte de nuestro país.

Una vez más, los objetos nos hablan… sólo hay que saber verlos y escucharlos.

Pequeñas historias sobre algunos objetos 6

Una de las primeras actividades que realizamos como grupo fue la digitalización del Periódico “Río Ceballos” de José María Lioy.

Este periódico fue el primer medio gráfico de nuestra ciudad y una fuente indispensable para quienes investigamos la historia de Río Ceballos. Es por esto que pensamos que digitalizarlos era una buena opción ya que de esta manera la información que en ellos aparece es mucho más accesible y fácil de consultar y, al mismo tiempo, se pueden preservar los originales para garantizar su perdurabilidad en el tiempo.
Por medio de un convenio con la Biblioteca Popular Sarmiento accedimos a los periódicos que escaneamos y luego devolvimos en cajas realizadas en material libre de ácido para su cuidado.

primero

Anuario del periódico en sus Bodas de Plata

Pero quién era José María Lioy?

Nació en Capital Federal, en abril de 1912. Se casó a los 33 años con Carmen Guarasci, en la Iglesia del Salvador, en Buenos Aires.

img589

Al poco tiempo de llegar a Río Ceballos comenzó a trabajar por la comunidad. Fue uno de los fundadores de la Escuela La Quebrada y su primer maestro, comenzando las clases en octubre de 1941. Fue gestor de la fundación de la Escuela de Pajas Blancas y de la Escuela Fiscal Mariano Moreno. El 20 de diciembre de 1941 fundó el periódico Río Ceballos. Imprimió los primeros ejemplares en Córdoba y luego pudo adquirir su primera imprenta y, en su domicilio de la calle Sargento Cabral, imprimía volantes y el programa de cine.

esc la quebrada

Lioy con sus alumnos de la escuela de La Quebrada

También en 1941 comienza a conducir “Rumbos Culturales”, la propaladora fundada en 1940 por Pedro Migliavacca, que transmitía desde su kiosco. Fue el primer medio de este tipo en Río Ceballos.

tarjeta naranja antes

Rumbos Culturales

En 1945 es uno de los fundadores del Partido Justicialista, siendo designado en 1946 como Comisionado Municipal de Río Ceballos. Su mandato fue intervenido en 1948 por denuncias de algunos ciudadanos.

001 (2)

Como Comisionado Municipal fijó los límites del Ejido Municipal, se hicieron veredas y cordón cuneta, ampliando el asfalto de la Av. San Martín. Inauguró la gruta Santa Teresita y la Plazoleta San Martín.
Funda la Voz de Colón el 13 de noviembre de 1948, de tendencia peronista.

Fallece a los 71 años, en julio de 1983. Los últimos periódicos los imprimió su hija, Rosa Lioy.

La imprenta era a pedal; Ana María Rama nos contó que la hija de Lioy, Angela, y ella misma, solían ayudarlo, pedaleando, cuando imprimía.

La imprenta de Lioy

A partir de 1942, desde el periódico, inició los “Concursos de Belleza”, coronando reinas de belleza por votación de los vecinos.

005

Tenía suscriptores y anunciantes y contaba con corresponsales en otras localidades. Si bien al principio traía algunas páginas de información general (belleza, moda, artículos muy variados) era un periódico bien local, donde la mayoría de las noticias contaban lo que pasaba en Río Ceballos, lo que en alguna ocasión le valió la agresión de algún lector ofendido.

agresion

Llaman la atención algunos titulares y una forma muy particular de construir las frases, las páginas de sociales en donde se anunciaban nacimientos, casamientos, cumpleaños, fallecimientos o viajes. Cuenta Rosita Cardozo la sorpresa que se llevó el día que se anunció el nacimiento de su hijo… con otro apellido!

sociales

Hay que tener en cuenta que, a pesar de ser la única fuente escrita de aquellos años, era un periódico escrito por una persona que podía cometer errores y que tenía una mirada propia sobre el mundo, la sociedad, la política, la vida…
Sin embargo sirve para conocer la historia de algunas personas, instituciones, formas de vida y cómo era Río Ceballos entre los años 1941 a 1983. Se destaca la importancia que le daba al deporte local o ciertos temas como el Casino, el Dique La Quebrada y el turismo. Aunque también mostró mucha sensibilidad a temas delicados como el desalojo de una familia o la clausura de un aserradero.

José María Lioy fue muy importante para nuestra ciudad, aún hoy mucha gente lo recuerda caminando las calles persiguiendo noticias. Esas noticias que nos dejó impresas y que hoy forman parte de nuestro patrimonio.

El material digitalizado se encuentra disponible en la Biblioteca Popular Sarmiento. No están todos los ejemplares, pero gracias a la colaboración de Maricel Cardozo, quien nos prestó su colección, estamos completándolos.

scanner

Pequeñas Historias de algunos objetos 5

Investigar la historia de nuestra ciudad es un proceso largo en el que a las lecturas, búsqueda de bibliografía y consulta de archivos históricos, se les suma un elemento fundamental que es el trabajo de campo.

Decimos que es fundamental porque gracias a los relatos de los vecinos es que podemos conocer mucho más de lo que nos rodea, el archivo oral es una de las fuentes que más nos interesan, siempre. Fue de esta manera en que pudimos armar el Mapa de relevamiento de hallazgos arqueológicos y posibles asentamientos de pueblos originarios. Sin la ayuda de todos ellos hubiera sido imposible.

IMG_4770

IMG_4772

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los primeros escritos sobre los pueblos originarios son historias sesgadas, escritas por los españoles sobre pueblos que ellos consideraban primitivos, bárbaros e inferiores, con una mirada cargada de muchos prejuicios, ideas preconcebidas y comparaciones sin fundamento.
Muchos libros nos dan una idea más cercana a cómo vivían, producían y se relacionaban, esto nos sirve para comprender de manera generalizada pero, también, para contextualizar los hallazgos arqueológicos de nuestro propio territorio.

relacion anonima

Relación anónima de Jerónimo Luis de Cabrera. Archivo General de Indias.

Como siempre decimos, los objetos nos hablan y, a veces, pueden decir mucho más que la palabra escrita. A través de este Mapa de Relevamiento podemos conocer muchas cosas, no sólo que tipo de objetos fabricaban, formas o materiales sino también cómo estaban diseminadas las poblaciones en nuestra ciudad.

En el artículo anterior decíamos que lo que más se encuentran son objetos de piedra que por su material son más duraderos, pero también es posible encontrar restos de cerámica, piezas confeccionadas con caracoles o con huesos, restos de viviendas y esqueletos completos o huesos humanos. Cada objeto, por pequeño que sea, es de una riqueza enorme; sueltos quizás no digan mucho, pero juntos son un mundo; relacionados entre sí arman este gran rompecabezas.

478809_4511828156407_1108594105_o

WP_20161029_16_28_38_Pro

14914960_10207018555492354_1478579317_n

DSC_0002

Museo de Antropología de Córdoba

IMG_4713

Trabajo realizado por el Grupo Chasca de la UPC

img334

Restos óseos. Del libro “El río de los Ceballos” de Carlos Page.

Otros materiales como los tejidos, la cestería, objetos de madera, tienen pocas o casi nulas posibilidades de ser descubiertos debido al clima de nuestra zona, cosa que no pasa en provincias con climas más secos.
Vale la pena aclarar en este punto que gracias al método muy característico de los Comechingones de utilizar cestas o redes en la alfarería, la forma y patrones de éstas no se han perdido y que, por medio de la comparación, cestas antiguas encontradas en otros lugares o realizadas actualmente, dan cuenta de cómo eran las que se producían acá.

IMG_4736

Alfarería realizada por Mariángeles Trípodi con cesta.

Lamentablemente, algunos objetos encontrados en nuestra zona se han perdido por diversas razones, pero el sólo hecho de saber de su existencia sirvió para armar este mapa; lo ideal es poder contar con la prueba, pero, en todo caso, es importante que no se pierda el relato.

Este trabajo nunca se termina, a cada rato aparecen nuevos vestigios que vamos agregando a este relevamiento. Por esto es importante que quienes conocen, encontraron o tienen objetos de pueblos originarios sumen su granito, la única forma de seguir adelante es con la ayuda de todos.

No queremos dejar de mencionar que, por supuesto, la historia no se agota en la sumatoria de piezas arqueológicas o lugares: lo más importante radica en la historia oral, en las costumbres y tradiciones que aún persisten, esto nos ayuda a comprender que los pueblos originarios son parte de nuestras raíces, de la identidad y de nuestro presente, no sólo por medio de lo que podemos reconocer como aporte cultural sino también a través de sus descendientes que durante cientos de años fueron invisibilizados.

A través de este artículo los invitamos a colaborar, pueden escribirnos por facebook o a ticahen@gmail.com. Gracias!

23 de Abril. Día Internacional del Libro

Esta celebración fue declarada desde 1996 por la UNESCO, eligiendo el 23 de Abril “ya que ese día en 1616 fallecieron Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega”… “en realidad Cervantes falleció el 22 y fue enterrado el 23, que es cuando se consignó su fallecimiento; por su parte, Shakespeare murió el 23 de abril del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano.” (1)

Investigar sobre la historia de Río Ceballos nos llevó a conformar una pequeña biblioteca que tiene muy variado material, entre el que se encuentran libros que hablan específicamente de nuestra zona y alrededores. Uno de ellos es el de Ashaverus.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Conocimos la existencia del libro “Tierra Adentro” de Ashaverus a través de “La Historia de Río Ceballos” de Carlos Page y pudimos conseguir un ejemplar histórico: una primera edición fechada en 1897.

titulo

Rubén Darío, en el prólogo lo presenta como “Un judío errante cordobés, de aspecto socarrón, palabra amable y poca, juicio bastante, sencillez innata, experiencia de las cosas de la vida y una afección o especie de poético amor por la vida de las cosas”. De aquí se seudónimo: Ashaverus, que fuera uno de los nombres que se le diera al Judío Errante “figura mitológica del imaginario colectivo de Occidente y figura en el arte y la literatura antisemita cristiana”. (1)

En realidad se trata de Amado J. Ceballos, periodista, que, entre otras cosas, fundó la Escuela de Varones de la ciudad de Villa Nueva en 1988 (2), y que recoge sus crónicas que había publicado en el diario La Nación, cosa común para aquella época en que las corresponsalías tomaban una gran relevancia; “los viajes periodísticos se volvieron habituales como modo de dar a conocer al lector porteño el estado de las catorce provincias y los Territorios Nacionales, sus características intrínsecas, las costumbres de sus pobladores, sus paisajes representativos, las necesidades y potencialidades socio-económicas de cada región” “El salto de las columnas del diario al libro fue consecuencia directa del interés específico que produjeron estos relatos del territorio y sus habitantes y del carácter perdurable de sus contenidos, más allá de la fugacidad de las noticias diarias”. Periodistas como Anibal Latino, José Manuel Eizaguirre o Roberto J. Payró también llevaron sus crónicas al libro impreso. (3)

libro

Nuestro libro también tiene otra particularidad, cuenta con un ex libris que le da un valor agregado y que da cuenta de que este libro pertenecía a la Biblioteca del Dr. Héctor Díaz Usandivaras, hermano del escritor costumbrista Julio Díaz Usandivaras.
El primer antecedente de los ex libris es del S. XV a.c. en que el faraón Amenhotep III se hizo fabricar una placa de barro cocido esmaltada en color azul con inscripciones jeroglíficas que habría sido utilizada como marca de propiedad en los estuches de los rollos de papiro de su biblioteca. Esta placa se encuentra en el Museo Británico de Londres.

ex libris

Pasaron ya 122 años desde la edición de este libro, recorrer sus páginas es como un viaje en el tiempo… en eso radica la magia de los libros.

texto2texto

  • Wikipedia
  • Bamba, leyenda y realidad. Bischoff
  • A través de la República La emergencia del reporterismo viajero en la prensa porteña de entresiglos (XIX-XX), Servelli, Martín Francisco.

Pequeñas historias de algunos objetos 4

Cuando hicimos el relevamiento sobre objetos arqueológicos y posibles asentamientos de pueblos originarios en Río Ceballos nos encontramos con que la mayoría de los objetos se trataba de morteros o conanas. Esto no es raro, por su tamaño y material, tuvieron más posibilidades de perdurar en el tiempo y ser encontrados.

La mayoría de estos morteros se encuentran al costado de los cursos de agua, los hay pequeños y móviles y grandes y pesados, algunos eran de uso comunitario con varias bocas y no todos se utilizaban con fines alimenticios sino también medicinales o tecnológicos (como obtener fibras o tintes)y también con fines espirituales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estos útiles de molienda constan de dos partes complementarias: el mortero o la conana y la mano. Las manos son de forma cilíndrica y alargada o chatas y aplanadas y se utilizan de forma diferente. En el mortero se machaca, tritura o descascara, en la conana se pulveriza la materia por medio de la fricción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAWP_20170412_09_48_50_Pro

El acto de molienda puede contarnos mucho acerca de los grupos e individuos que participaban en ellos porque, además, intervienen otra serie de actividades relacionadas entre sí antes y después de la molienda en sí misma. Entre ellas, la alimentación, tema que elegimos para analizar hoy.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAIMG_4348

La cocina y la alimentación de los individuos y los grupos son parte de un proceso muy largo en que los medios y las formas tuvieron variaciones lentas pero sustanciales que llegan hasta el día de hoy.

Nos remontaremos a 10.000 años antes de nuestro presente en una época de transición en donde se pasaba de un clima extremadamente frío y seco  a uno más húmedo y templado.
La dieta del hombre de esa época se basaba casi exclusivamente en la carne, sin demasiada elaboración y con pocas posibilidades de almacenamiento. Incluso, la actividad que ocupaba la mayor parte de su vida era procurarse ese alimento moviéndose constantemente, sin un lugar de vivienda fijo.
Los animales de esa época, la megafauna, era de gran tamaño y algunos con corazas muy duras: Gliptodontes, Milodontes, Equus, Paleolama y Tigres Diente de Sable debían ser cazados de forma directa con grandes y toscas puntas de proyectil; si bien eran lentos y pesados, también eran muy peligrosos, por lo que cazarlos requería de mucha astucia y tiempo.

Durante cientos de años, alimentarse era una tarea extenuante dedicada únicamente para la supervivencia. Pero alimentarse de esta forma  también trajo un mejor desarrollo mental y físico del ser humano. Terminado el período de glaciación la megafauna fue extinguiéndose de forma gradual. Los animales a cazar eran de menor tamaño y más ágiles por lo que las antiguas estrategias no eran suficientes, aparecen las armas arrojadizas junto con la práctica de la recolección de semillas y frutos. El hombre comienza a adaptarse a ciertos espacios, ya no necesita moverse tanto, el almacenamiento y la elaboración de ciertas comidas brinda una comodidad que permite otras actividades sociales más complejas. La caza del ñandú, pecarí, guanaco, cuis o corzuela se mezcla con la recolección de frutos y semillas del Chañar, Algarrobo o Mistol y de huevos. El mortero permite moler estos alimentos, la conana hace harinas finas,  se mezclan ingredientes en utensilios de barro realizados para este fin, el fuego hace el resto.

IMG_4808

Es imposible definir en qué momento la comida pasó de ser un medio de supervivencia a ser una práctica social y cultural, en qué momento no sólo el ingerir el alimento sino también su elaboración cambió la manera de relacionarnos y dio identidad a los grupos sociales.
Los pueblos aprendieron a domesticar animales, a sembrar, a almacenar e intercambiar el alimento, pero también a mezclar, dar sabor, dar tiempos de cocción que convierten la materia prima en manjares.
Desde que el hombre devoraba, sin pensar, un pedazo de carne al momento en que un grupo se sentaba a degustar un plato elaborado pasaron miles de años.

Intentemos imaginar en qué momento alguien mezcló ingredientes para lograr un mejor sabor, alguien entrando a su casa y pensando que el aroma era exquisito, un grupo de personas agradeciendo algo tan sabroso, relajándose en el disfrute y no en el sobrevivir.

El acto de comer ya no es solo una cuestión física, el compartir el alimento es una práctica social importante no solo en un núcleo familiar sino también de las relaciones sociales.

IMG_4672

Pequeñas historias de algunos objetos 3

20180426_181931La Capilla Histórica de Río Ceballos tiene tres campanas, son de los pocos objetos originales que quedaron en su interior. Se usan algunas veces, en momentos excepcionales, ya que la Iglesia de la Virgen de los Dolores tiene un sistema electrónico que cumple esa función.
Contaba Beatriz Borgna, quien trabajó durante muchísimos años en la Iglesia, que en algún momento se habló de pasar las campanas de un edificio al otro pero que se respetó que siguieran en su lugar original como parte del patrimonio arquitectónico.

Qué sabemos sobre estas campanas? La verdad que muy poco; a veces las historias que se pueden rastrear sobre algunos objetos dejan más dudas que certezas. Pero las dudas también sirven para conocernos, la pérdida de ciertas cosas que tienen que ver con nuestro patrimonio también habla mucho de nuestra historia.

En el año 1871 fue donado el terreno para la Capilla por Angel Ceballos, la cual, según datos bibliográficos, se terminó de construir en 1873.

Las dos campanas más antiguas llevan la inscripción A.D  1870 (Anno Domini quiere decir “en el año del señor”). Podemos deducir, entonces, que las campanas no fueron hechas exclusivamente para la iglesia ya que la fecha de su factura es anterior, incluso, a la donación del terreno. Aunque no podemos asegurar que éstas estuvieran colocadas en el año de su fundación (1873), sabemos que para 1878 ocupaban ese lugar, gracias al “Inventario de las alhajas, ornamentos y útiles de las Capillas y oratorios de Anejos Norte”, que dice, entre otros ítems: “Una aguamanil de latón, dos campanillas de bronce y una de plata, un par de campanas de regular tamaño y sanas y una araña de bronce viejo”.

004

Estuvimos investigando sobre algunos datos que aparecen en estas campanas porque nos parecía interesante saber cuál era su procedencia. Subimos al campanario y nos dedicamos a sacar fotos de los detalles para poder indagar más.

En estas fotos descubrimos que las campanas tienen muchos símbolos interesantes que se corresponden con un sentido más profundo que el de un objeto de uso.
Aunque las campanas servían para llamar a los feligreses o para sonar en casos excepcionales, tienen un fin espiritual, al igual que las formas propias del edificio que las alberga. No hay nada azaroso o de gusto en esto.

20180507_183514

20180507_18353020180507_18353920180507_18354620180507_183745

Encontramos dos inscripciones, luego de un largo trabajo logramos descifrar una, la otra, lamentablemente, es muy poco legible.

20180426_181855(0)

La inscripción dice, en latín: FULGURE ET TEMPESTATE LIBERA NOS DOMINE, que significa: Libéranos Señor de los rayos y de las tempestades. Según algunos datos, en las zonas rurales, las campanas se hacían sonar a la llegada de grandes temporales, con la esperanza de espantarlas. Esta frase, también forma parte de sermones y oraciones.

No entraremos en detalle, por el momento, sobre las figuras que aparecen representadas ya que son poco claras, pero seguramente tengan, también, sus significados.

Dentro de los datos que pudimos observar se encuentran las inscripciones:

A.D. 1870 – CANGALLO  – COLBACHINI – 225 o 226 GIROLAMO 227 – BUENOS AIRES

20180507_18401420180507_18395220180507_18413320180507_18384720180507_18414620180507_18404220180507_183856

Estos datos fueron el inicio de algunas averiguaciones que queremos compartir con ustedes:

Existen unas campanas muy famosas que corresponden al Establecimiento Colbachini, fundado en 1745, en Italia, por Giusseppe Colbachini al que luego se  le incorporan sus hermanos, uno de ellos, especializado en matemáticas, quien logra que sus campanas se caractericen por la precisión del sonido.
Según el tamaño y el metal será el sonido que da; una campana de 634 kg. suena en LA, una de 1222  kg, vibrará en RE y una de 2516 kg. lo hará en SI bemol.
Si bien para finales del 1800 sus productos atraviesan el océano, no encontramos ningún dato sobre Argentina al respecto.
Tampoco encontramos datos sobre un Girolamo Colbachini o sobre Cangallo, no sabiendo si este último es un apellido o una localidad.
Hemos escrito al Establecimiento Colbachini mandando las fotos de las campanas y estamos esperando la respuesta.

Lo que sí notamos es que, en contraste con campanas fabricadas por Colbachini en la misma época, estas parecen mucho más rústicas y toscas, las inscripciones parecen estar puestas por encima de la estructura y no parte del vaciado del material y, además, aunque aparentemente son muy similares, tienen diferencias notables entre ambas.

También investigamos sobre fabricantes de campanas o fundidores para esa época con pocos resultados. Dejamos algunas incógnitas al respecto, con algunas teorías que podemos proponer: Podrían ser campanas que vinieran desde otro lugar y que fueran modificadas en fundiciones locales? Si el constructor de apellido Mujica, del que tenemos muy pocos datos como para saber de quién se trata exactamente, venía de Italia, las campanas serían de ese origen o él hizo algunas gestiones para obtenerlas?
Muchas veces las campanas llevaban datos de las familias que hacían la donación… estarán estos datos en las campanas de nuestra Capilla?
Creemos que teniendo datos sobre quienes trabajan este tipo de materiales podríamos obtener mejores respuestas.

Para finalizar, no queremos dejar afuera la tercera campana con datos más precisos que dice: Donación Familia Peralta Ramos, fechada en 1913. Es de un tamaño mayor que las otras dos y es la única que suena a veces, ya que de las otras dos una se encuentra partida.

20180507_18443720180507_18444820180507_18445520180507_184510

Estas campanas forman parte del patrimonio de nuestra ciudad y pueden contarnos pequeñas historias que nos dan puntas para seguir investigando.

24 de Marzo. Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia

flyer

MEMORIA AUDIOVISUAL
Registros sobre Terrorismo de Estado y Dictadura en Río Ceballos

La Asociación Civil Los Manantiales y Tica Hen presentamos el pasado viernes 22 de Marzo, en el marco del Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, un video recopilando los audiovisuales sobre este tema que tuvieran alguna vinculación con nuestra ciudad.

Nos pareció importante plantear el tema desde nuestra propia localidad, por un lado, porque las particularidades propias de nuestra ciudad tuvieron mucho que ver para que Río Ceballos, tristemente, formara parte del período más oscuro de la historia de nuestro país. Por otro lado, porque cualquier disparador que contribuya a la construcción colectiva de la memoria es  suficiente para reflexionar sobre el pasado, vivir nuestro presente y construir un  mejor futuro.

En Río Ceballos hubo 15 personas desaparecidas o asesinadas por el Terrorismo de Estado, pero también hubo otras que fueron víctimas y que hoy pueden contar su historia, NUESTRA historia. También, porque luego de 43 años, miles de personas que no vivieron estos hechos, también pueden contribuir desde diversos lugares, para reflexionar, porque la mejor muestra de que la memoria es colectiva es, justamente, que quienes no lo vivieron directamente comprendan y asimilen que esto es de todos.

Estas 15 personas, con sus rostros y sus historias de vida son parte de los 30.000 que nos faltan. Ninguna historia es igual, aunque todas hablen de lo mismo. Poner caras e historias a las imágenes se hace necesario, es un reconocer y reconocernos en lo que nos pasó. Por eso, algunos de estos audiovisuales pueden parecer extraños para nuestra localidad, pero son historias que pasaron acá, antes, durante o después, y que se constituyen como la mejor excusa para seguir hablando, cada día, a cada rato, todo el tiempo, de ellos, de nosotros, de nuestra historia…

El contenido del video no hubiera sido posible sin la participación de muchas personas a quienes agradecemos profundamente su colaboración. Ponemos los links de cada uno para que, a quien le interese, pueda seguir conociendo sobre nuestra historia.

El poema “Respirar donde antes hubo un bosque te deja sin aliento” es de Laura López Morales, poeta que vive en Río Ceballos. Este poema también está en el libro “La Médula”, de Laura López Morales.
Para saber más clic aquí

El Parque de la Memoria de Río Ceballos también colaboró con sus palabras e ideas; los interrumpimos mientras preparaban el evento del 23 de marzo. También de ellos vino el material sobre las luchas sindicales en nuestra ciudad.

Razón de la Memoria es un documental realizado por Dimas Games y Myuca Lorens. Trata sobre la creación de HIJOS que nació en una reunión realizada en San Miguel, en Río Ceballos.
Video completo
También agregamos un video sobre esto, de Infojus Noticias, donde se habla de esto mismo.
Video de infojus
Nos comunicamos con Dimas, quien no pudo comprometerse a grabarnos nada para nuestro trabajo, pero nos dio el permiso de utilizar extractos de su documental y que dijo: “Razon ..” creo que es mi doc mas querido…

Recobremos la Memoria es un documental sobre los desaparecidos de las Sierras Chicas, realizado por Adriana Spila y Mónica Videla con la producción del periódico Ñu Porá y la dirección de Sebastián Rodríguez. El video no se encuentra on-line, pero si alguien quiere acceder al mismo puede comunicarse con Adriana o por nuestro intermedio con ella.

Mediterráneo. La Lucha silenciada. Es un documental que habla sobre la lucha de los trabajadores del Frigorífico Mediterráneo y su posterior desaparición. Realizado por Alfred Mariotti y Gabriela Morales.
Ver el video completo

Nuestros desaparecidos.
En los años 70 un grupo de jóvenes profesionales y militantes conformaron un grupo llamado “La Sortija” cuyo objetivo, era entre otras cosas, llevar de campamento a niños de sectores populares en situación de pobreza, uno de los barrios fue la Villa 31, entre otros, y, además, que compartieran su experiencia con niños de otros sectores sociales. Conocieron y trabajaron junto al Padre Mujica, participaron de muchos de los acontecimientos que definieron a los jóvenes de esa generación y que luego el terrorismo de Estado persiguió, torturó y desapareció a gran parte de ellos. Dos de esos jóvenes desaparecidos eran, junto a otros, parte del grupo de profesores y organizadores de los campamentos que dirigía Octavio García Faure, un joven psicólogo junto a Susana Maldelbaum. El último campamento fue en el año 1981. Pasaron 30 años para que esos niños, ya adultos, se volvieran a juntar. Esa reunión de personas (unas 30) que no se veían desde hacía 30 años algunos y otros más, ya que los campamentos comenzaron en el año 1973, ocurrió en la Terminal de Río Ceballos. Al igual que en los 70, Octavio había planificado un nuevo campamento en un espacio que le pareció “ideal” (esas fueron sus palabras), un campo dentro de la Reserva Los Manantiales y La Quebrada: el Campo Los Hornillos. Unas semanas antes los administradores del campo y uno de los niños, ahora profesor de la UTN Córdoba, José Luis Zanasi organizaron una pequeña sala de cine en donde muchos verían por primera vez una película que cuenta parte de su historia… El Director de la película es Juan Mandelbaum, hermano de Susana y cuñado de Octavio. Juan se exilió a los Estados Unidos en el 76, regresa a Argentina durante el gobierno de Menem, y entre otras cosas intenta contactar a una chica con la que tuvo una relación en la Facultad de Sociología de La Plata, su nombre es Patricia Dixon, quien también participaba en los campamentos sociales de la iglesia. Cuando Juan intenta buscar a Patricia la encuentra en la lista de desaparecidos de la CONADEP. Juan Mandelbaum, ya como director de cine, decide hacer de todas estas historias la película “Nuestros Desaparecidos”: en ella está presente la memoria de Patricia Dixon, los campamentos, los profesores desaparecidos y una parte triste y oscura de nuestro país, pero también la película transmite los ideales que movían a estos jóvenes militantes por lograr un mundo más justo. Una palabra resume este trabajo: amor.
(Texto de Cristian Escribano).
Ver la palícula completa
Ver la película en inglés

Baldosas por la memoria. Video realizado por Tica Hen y el Parque de la Memoria de Río Ceballos. Trata sobre la confección de las Baldosas por la Memoria junto a Barrios X Memoria y Justicia de Buenos Aires y las historias de vida de los desaparecidos/asesinados de nuestra ciudad en las voces y relatos de sus amigos y familiares.
Baldosas por la Memoria completo

La sentencia. Crónica de un día de justicia. Película realizada por Guillermo Iparraguire que trata sobre la Megacausa La Perla, en donde declararon algunas personas de nuestra ciudad y donde obtuvieron justicia algunos de los desaparecidos de Río Ceballos.
Ver trailer 2

Texto del Subcomandante Marcos en la voz de Víctor Valente, quien lleva adelante el Periódico La Unión Regional.

La 24 Canción, una construcción de la Comisión de Comunicación de la Mesa Proivincial de Derechos Humanos de Córdoba que a  partir de conocer el compromiso social que tiene dos bandas de la provincia, La Murga Contraflor al Resto, la DAS Murga Psicodélica de las Sierras Chicas para crear una canción basada en textos de Atahualpa Yupanqui con el concepto de la alegría.
La 24 Canción

Creemos que entre todos hemos hecho un aporte a la Memoria de nuestra ciudad y de nuestro país. Podés comunicarte con nosotros a través de ongloamanantiales@gmail.com, ticahen@gmail.com y nuestras páginas de facebook.

Pequeñas historias de algunos lugares

pileta lioy

Fotografía de Pileta Arco Iris del Anuario de Plata del periódico “Río Ceballos” de José María Lioy del año 1967

La pileta Arco Iris fue antiguamente conocida como “Pileta La Antonia”, pero su historia va mucho más lejos de lo que tenemos en material gráfico y, lamentablemente, se nos escapan algunos datos.

El predio donde hoy se encuentra la pileta Arco Iris era la Estancia La Antonia, una de las tantas que existían antiguamente, algunas al costado de importantes rutas que ya no existen.

Laminas

Mapa de la Provincia de Córdoba a mediados del S XIX donde se observa la traza del Camino Real de Correos y Postas. De la página: https://cordobahistorica.com/el-camino-real/

A la llegada de los españoles a estas tierras ya existían caminos que utilizaban nuestros pueblos originarios para desplazarse y comerciar; estas mismas rutas fueron las utilizadas en las primeras expediciones que se hicieron, entre ellas la de 1572, al mando de Lorenzo Suárez de Figueroa y mandada por Jerónimo Luis de Cabrera, con el fin de encontrar el lugar en donde fundar la actual ciudad de Córdoba. Al respecto de esta expedición hay dos teorías muy diferentes y defendidas por diversos sectores: Monseñor Pablo Cabrera dice que los españoles bordearon el Río Dulce y entraron al actual territorio de Córdoba por el Quillovil, (Río Seco), bajando hacia el sur por Guayascate, Chipitín(San José de la Dormida), Cunisacate (Las Peñas), Cavisacate (Totoral), Sinsacate, Guanusacate (Jesús María), Ministalalo, (Estancia Santo Domingo cercana a Salsipuedes), llegando por Saldán, hasta llegar al Río Suquía lugar de la fundación de Córdoba.
Aníbal Montes (más recientemente) dice que del Río Dulce fue hacia el oeste, pasando cerca de Ojo de Agua, San Francisco del Chañar, Toco Toco (Cruz del Eje), sierras de Ischilín, bajó por el Valle de Punilla pasando por Cosquín hasta llegar al Suquía.

También sabemos, por medio de José María Lioy, en su periódico Río Ceballos, que en 1780 los Jesuitas tenían una ruta a Candonga que saliendo del Suquía iba por Pajas Blancas, cruzaban el río por la actual pileta Arco Iris, pasaba por el cañaveral donde hoy está el Chalet Minetti en la Quebrada y pasaban por Canteras el Sauce. Probablemente se trate de un camino inexistente ya y que Pajas Blancas se tratara de una ruta con un trazado diferente a la que hoy conocemos.

lioy

Anuario Bodas de Plata del periódico “Río Ceballos” de José María Lioy del año 1967.
Cortesía de Marcelo Leimbgruber y Maricel Cardozo.

Para esa época, ya Miguel de Ceballos y Almonacid había renombrado estas tierras como Río de los Ceballos y comenzaba a dibujarse el poblado que diera origen a lo que hoy conocemos.

Con el tiempo, Río Ceballos gozó de décadas de esplendor turístico en donde era noticia hasta en los diarios de la Capital, la pileta La Antonia era sede de fiestas y eventos de gran concurrencia y difusión, como el Festival de Natación en el año 1932 o como parte de la inauguración del Cristo Ñu Porá en 1936.

20180515_113300

20180515_113341

Diario Córdoba del 11 de Enero de 1932

Ver extracto del video de la Inauguración del Cristo Ñu Porá en la pileta La Antonia

domingo 9 febrero detalle

Diario Córdoba del domingo 9 de febrero de 1936

 

Aunque aquellos años de oro se fueron apagando, la pileta siempre se mantuvo en funcionamiento, hoy en día es parte del Complejo “la Recova del Río” en donde se hacen eventos y cada verano abre sus puertas, incluso luego del 15F en donde el agua del río invadió la pileta y sus instalaciones.

2017-01-22

Fotografía de mapcarta.com

hoy

hoy 2

Fotografías de Street View de Google Earth año 2019

No sabemos si las construcciones existentes hoy son parte del antiguo casco de estancia, tampoco sabemos a quiénes pertenecieron originalmente, salvo la mención que hace José María Lioy sobre que había “tribus de indios”, avalado por la existencia de un mortero de pueblos originarios relevado durante la investigación que hicimos para “Rastros y Rostros. Indagaciones sobre pueblos originarios” en sus inmediaciones, mortero que fue llevado de un lugar a otro y que hoy no se encuentra en nuestra ciudad, vestigio de los primeros dueños y ocupantes de estas tierras que, a lo largo del tiempo, nos cuentan pequeñas historias, nuestra historia.