Sobre la colección del Museo

El Museo de la Ciudad tenía una gran cantidad de objetos que conformaban su colección. Muchos de ellos fueron donados y otros prestados y al disolverse esta institución todos ellos, sin distinción, fueron guardados en un depósito municipal.

Pasaron 18 años desde que se cerrara el museo y por algunas irregularidades los objetos se encuentran desaparecidos. El tema se instala hoy con más fuerza que nunca porque desde la Municipalidad se está hablando de la creación de un museo en Río Ceballos; Tica Hen nació hace poco menos de un año y desde ese momento empezamos a pensar en la recuperación del Museo de la Ciudad, lamentablemente el hecho de que estos objetos no se encuentren donde deben es de muy larga data por lo que no es fácil seguir la pista.

Hemos pedido al Intendente que haga pública la existencia de los inventarios con los que cuenta la Municipalidad, que haga una investigación sobre el paradero de estos objetos y que todo esto sea informado a la comunidad porque somos los ciudadanos de Río Ceballos los verdaderos dueños de este patrimonio cultural y arqueológico. De esta manera es posible pensar que se recupere este espacio cultural que es tan necesario.

No hay respuestas oficiales aún, lo que podemos decir y que seguramente no todos saben es que hace algunos años se retiraron del depósito municipal dos vitrinas y algunos objetos que todavía estaban ahí y que hoy se encuentran en la Capilla Vieja siendo exhibidas de vez en cuando sin que esto sea publicitado, es decir, se ponen y sacan a conveniencia según las actividades que se estén realizando en el lugar. Si la municipalidad dice que no tiene un inventario y, de hecho, no tiene uno propio con firmas o sellos oficiales, ¿qué tipo de control hay sobre estas piezas? Sabemos por medio del Director de Cultura que hace poco se encontraron en un depósito municipal dos morteros de piedra, una bolsa con huesos y una incubadora.

El resto de la colección está desaparecida, probablemente en manos privadas, es por esto que insistimos en la existencia de los inventarios, porque son la base para investigar este tema y para controlar los objetos que han aparecido. La municipalidad tiene que haber tenido un inventario al momento de cerrar el museo, pero entre tantas desprolijidades este también habrá desaparecido. Confiamos en que esta gestión realizará los pasos pertinentes para que el museo vuelva a abrir sus puertas.

Carta a Albanese por el Museo de la Ciudad

Desde la creación de Tica Hen, uno de los temas más importantes y delicados a los que nos dedicamos fue el del desaparecido Museo de la Ciudad.

Porque Río Ceballos tuvo un museo, como nos cuenta Carlos Iglesias en su libro “Dr. Sarmiento, Rodolfo” y del que hace una reseña en su página.

Para nosotros este hecho es de una importancia extrema porque tiene que ver con el trabajo que realizamos con respecto al patrimonio cultural de Río Ceballos y es un eslabón fundamental en la construcción de nuestra identidad.

El museo cerró sus puertas en el año 1998, 18 años después, desde el municipio, se comienza a hablar más seriamente sobre la creación de un museo en respuesta a una necesidad de la comunidad. En concordancia de criterios entre nosotros y la Dirección de Cultura fuimos convocados por Luis Jara para trabajar en la recuperación del Museo de la Ciudad, sin embargo este proyecto no avanza y hace algunos días el Intendente, Omar Albanese, en una entrevista en Radio Vip, dice que no hay inventario en la municipalidad del desaparecido museo y que están a la espera de un proyecto para comenzar a buscarle el lugar físico para instalarlo.

En esta instancia nos pareció adecuado informar al Sr. Omar Albanese de la existencia de, no uno, sino dos inventarios que están en manos del Director de Cultura y que nosotros hemos visto en nuestra reunión con él.

Nuestra postura con respecto a este tema es que si hubo un museo en Río Ceballos el cual contaba con una colección de piezas donadas por los vecinos, incluso prestadas (y que no fueron devueltas), un proyecto pensado y llevado a cabo por un grupo de personas que de forma desinteresada concretaron un espacio cultural cuya única función era para el bien de nuestra comunidad, con tiempo, esfuerzo y dinero propios sin esperar ningún beneficio económico a cambio la única vía posible es la de la recuperación del Museo de la Ciudad no sólo en cuanto a los objetos que conformaban su colección sino también al espíritu en el que fue conformado dejando constancia de lo que ya se hizo y no haciendo borrón y cuenta nueva.

Pero también nos parece adecuado destacar las circunstancias por las cuales creemos que si la municipalidad decide emprender un proyecto de museo no puede hacerlo sin la intención de recuperación. Cuando nosotros comenzamos esta tarea llegamos a un punto muerto porque comprendimos que estos objetos no podían estar en manos privadas porque son patrimonio de la ciudad pero además eran propiedad de la municipalidad. Quizás resulte un poco chocante, pero la realidad es que estos objetos fueron robados de un depósito municipal, un espacio del estado en donde deberían haber sido preservados primero, en su carácter de privado (de todos nosotros) y segundo, y más importante, en su carácter de patrimonio arqueológico y cultural el cual está amparado en leyes nacionales, provinciales y en la Carta Orgánica de la Municipalidad de Río Ceballos. Esto constituye un delito que no puede ser dejado de lado por nadie, pero mucho menos por la actual gestión municipal que quiere hacer un nuevo museo dando la espalda a un tema tan delicado. Estos inventarios constituyen un apoyo sustancial para comenzar una investigación seria y responsable sobre el destino del patrimonio de toda la ciudad de Río Ceballos y que podrán traducirse en una verdadera recuperación de algo que existió y no puede desaparecer: EL MUSEO DE LA CIUDAD.

img304img305