Pequeñas historias de algunos lugares

pileta lioy

Fotografía de Pileta Arco Iris del Anuario de Plata del periódico “Río Ceballos” de José María Lioy del año 1967

La pileta Arco Iris fue antiguamente conocida como “Pileta La Antonia”, pero su historia va mucho más lejos de lo que tenemos en material gráfico y, lamentablemente, se nos escapan algunos datos.

El predio donde hoy se encuentra la pileta Arco Iris era la Estancia La Antonia, una de las tantas que existían antiguamente, algunas al costado de importantes rutas que ya no existen.

Laminas

Mapa de la Provincia de Córdoba a mediados del S XIX donde se observa la traza del Camino Real de Correos y Postas. De la página: https://cordobahistorica.com/el-camino-real/

A la llegada de los españoles a estas tierras ya existían caminos que utilizaban nuestros pueblos originarios para desplazarse y comerciar; estas mismas rutas fueron las utilizadas en las primeras expediciones que se hicieron, entre ellas la de 1572, al mando de Lorenzo Suárez de Figueroa y mandada por Jerónimo Luis de Cabrera, con el fin de encontrar el lugar en donde fundar la actual ciudad de Córdoba. Al respecto de esta expedición hay dos teorías muy diferentes y defendidas por diversos sectores: Monseñor Pablo Cabrera dice que los españoles bordearon el Río Dulce y entraron al actual territorio de Córdoba por el Quillovil, (Río Seco), bajando hacia el sur por Guayascate, Chipitín(San José de la Dormida), Cunisacate (Las Peñas), Cavisacate (Totoral), Sinsacate, Guanusacate (Jesús María), Ministalalo, (Estancia Santo Domingo cercana a Salsipuedes), llegando por Saldán, hasta llegar al Río Suquía lugar de la fundación de Córdoba.
Aníbal Montes (más recientemente) dice que del Río Dulce fue hacia el oeste, pasando cerca de Ojo de Agua, San Francisco del Chañar, Toco Toco (Cruz del Eje), sierras de Ischilín, bajó por el Valle de Punilla pasando por Cosquín hasta llegar al Suquía.

También sabemos, por medio de José María Lioy, en su periódico Río Ceballos, que en 1780 los Jesuitas tenían una ruta a Candonga que saliendo del Suquía iba por Pajas Blancas, cruzaban el río por la actual pileta Arco Iris, pasaba por el cañaveral donde hoy está el Chalet Minetti en la Quebrada y pasaban por Canteras el Sauce. Probablemente se trate de un camino inexistente ya y que Pajas Blancas se tratara de una ruta con un trazado diferente a la que hoy conocemos.

lioy

Anuario Bodas de Plata del periódico “Río Ceballos” de José María Lioy del año 1967.
Cortesía de Marcelo Leimbgruber y Maricel Cardozo.

Para esa época, ya Miguel de Ceballos y Almonacid había renombrado estas tierras como Río de los Ceballos y comenzaba a dibujarse el poblado que diera origen a lo que hoy conocemos.

Con el tiempo, Río Ceballos gozó de décadas de esplendor turístico en donde era noticia hasta en los diarios de la Capital, la pileta La Antonia era sede de fiestas y eventos de gran concurrencia y difusión, como el Festival de Natación en el año 1932 o como parte de la inauguración del Cristo Ñu Porá en 1936.

20180515_113300

20180515_113341

Diario Córdoba del 11 de Enero de 1932

Ver extracto del video de la Inauguración del Cristo Ñu Porá en la pileta La Antonia

domingo 9 febrero detalle

Diario Córdoba del domingo 9 de febrero de 1936

 

Aunque aquellos años de oro se fueron apagando, la pileta siempre se mantuvo en funcionamiento, hoy en día es parte del Complejo “la Recova del Río” en donde se hacen eventos y cada verano abre sus puertas, incluso luego del 15F en donde el agua del río invadió la pileta y sus instalaciones.

2017-01-22

Fotografía de mapcarta.com

hoy

hoy 2

Fotografías de Street View de Google Earth año 2019

No sabemos si las construcciones existentes hoy son parte del antiguo casco de estancia, tampoco sabemos a quiénes pertenecieron originalmente, salvo la mención que hace José María Lioy sobre que había “tribus de indios”, avalado por la existencia de un mortero de pueblos originarios relevado durante la investigación que hicimos para “Rastros y Rostros. Indagaciones sobre pueblos originarios” en sus inmediaciones, mortero que fue llevado de un lugar a otro y que hoy no se encuentra en nuestra ciudad, vestigio de los primeros dueños y ocupantes de estas tierras que, a lo largo del tiempo, nos cuentan pequeñas historias, nuestra historia.

Pequeñas historias de algunos objetos 2

DSCN8786

Vajilla, libro de registro de pasajeros, sobre y talonario de facturas del Hotel Lomas de Río Ceballos.
Objetos expuestos en la muestra “Rastros y Rostros. Inmigración y Diversidad Cultural”, acompañados de fotografías y documentos históricos familiares de la familia Davini.

DSCN8760

La familia Davini, proveniente de Italia, vivió primero en Buenos Aires, luego estuvieron en Santa Fé y, finalmente, en el año 1948 deciden venir a Río Ceballos a probar suerte alquilando el Hotel Lomas (de Luis Peredo), uno de los más lujosos del pueblo, por una o dos temporadas. Los hermanos Nedo y José, con sus respectivas familias, y sus padres, Eugenio Davini y María Stefani, no solo trabajaron en el hotel sino que también vivían ahí.
Con el tiempo pudieron comprar la planta principal, que no contempla el edificio del costado donde hoy funciona “Brujas” y lo explotaron hasta el año 1977.

escanear0005escanear0007escanear0010

Fotografías gentileza de Piti Restelli

El Hotel Lomas fue uno de los primeros que se construyeron en lo que hoy conocemos como zona céntrica de Río Ceballos, aunque sin río en la propiedad ni balneario propio, era un hotel de lujo que también se alquilaba para fiestas. Donde hoy se encuentran los locales comerciales en su frente había una gran pista de baile iluminada por faroles y las escaleras se vestían con alfombras rojas. Su entorno era muy diferente al que conocemos ahora, rodeado de vegetación, la San Martín era de tierra lugar donde se organizaban cabalgatas. Algunas nevadas cubrieron las sierras circundantes en los inviernos y la vista desde su terraza era de un verde intenso en el verano.

lomas de atras (1)lomas nuevito (1)construccion lomas (1)

Construcción del Hotel Lomas. Fotografías gentileza de Piti Restelli

Junto a otros hoteles dieron vida a lo que se conoce como la “época dorada” de Río Ceballos, lugar turístico de excelencia de las Sierras de Córdoba. Con el tiempo el hotel fue comprado, como tantos otros, por un sindicato, en este caso el de los Jaboneros y, finalmente, abandonado.

014

Guía turística de Córdoba del año 1950

Hoy se encuentra habitado y aunque no funciona como hotel su estructura sigue demostrando su esplendor y su historia.

DSC00384

Agradecemos a Alicia Davini por el relato y los objetos para la muestra sobre inmigración.