5 de Junio. Feliz cumpleaños, Ciudad!

Muchos creen y dicen que Río Ceballos es una ciudad con mentalidad de pueblo, a veces de forma despectiva pero las más de las veces  poniendo de relieve la forma en que vivimos y nos relacionamos entre nosotros. En 1986 y debido a la cantidad de habitantes que lo conformábamos, sumado a algunas otras características, Río Ceballos es declarado ciudad. Hace 30 años. Es lógico, entonces, que aunque somos muchos más, gran parte de la población nació cuando esto era un pequeño pueblo en donde todos se conocían y se trabajaba mucho por la comunidad y muchas de las cosas que hoy damos por sentado fueron el producto de un arduo trabajo de generaciones anteriores que fueron construyendo el Río Ceballos de hoy.

Cómo es que llegamos a este punto? Río Ceballos, desde su comienzo, era tierra de labradores, tejedores, costureras, peones, oficios que se llevaban a cabo, mayormente, para subsistir dentro de este pueblo poblado de rancheríos en donde eran pocas las familias más pudientes que podían contratar trabajadores pagos y tener esclavos. No era muy común que la gente supiera leer o escribir o que los niños asistieran a la escuela. Las pocas familias más adineradas eran dueñas de la mayor cantidad de tierras que conformaban este lugar.

La cercanía con la Ciudad de Córdoba y las características propias de la región fueron posicionando a Río Ceballos en la opción elegida por muchos. Y si bien en sus principios los caminos que nos unían con otras regiones eran bastante precarios cada vez más nos íbamos acercando a la Ciudad de Córdoba.

Como siempre, creemos que es absolutamente necesario revisar nuestra historia de forma tal que el proceso forme parte de nuestra identidad, y entender que no todo es tan perfecto, recordemos que durante algunos años también fuimos llamados “ciudad dormitorio”, por ejemplo; o que hemos perdido la gran característica de “ciudad turística por excelencia”.

Por supuesto que este análisis debe ser extremadamente extenso y abarca muchísimas cosas que parecieran no importar, pero suman a lo que somos hoy y es el trabajo que de alguna manera estamos llevando a cabo como grupo. Sin embargo, a modo de resumen, podemos hablar de ciertas épocas o acciones paradigmáticas de nuestra comunidad.

Con el tiempo, ese “Río de los Seballos”, de labradores y pocas casas, fue sumando habitantes que cambiaron el paisaje y la sociedad. Las relaciones entre las personas fueron diferentes, comienzan a aparecer los comerciantes y se construyen más casas. Es necesario entonces que exista una escuela, que haya una iglesia, que haya correo y transporte. En algún momento comenzaron a aparecer los turistas y los hoteles para albergarlos, algunos turistas decidían tener su casa de veraneo, lo que significaba que habría muchas viviendas habitadas por cortos períodos y muchos servicios por parte de los lugareños para ofrecerles. Entonces, empezamos a ver que nuestro entorno, la naturaleza, nuestro paisaje, las cascadas, el río, el aire, eran cosas sumamente importantes y se armaron recorridos, cabalgatas, balnearios, casas al lado del río, hoteles, hosterías, para brindar la mejor atención. Y apareció Festirama y años después desapareció, como el Museo y como tantas otras cosas que nos son tan necesarias hoy. Y muchos de estos turistas que construyeron sus casas de veraneo acá, decidieron venir a vivir a Río Ceballos, y construyeron más casas, y formaron parte de una sociedad que con el tiempo fue creando instituciones importantes como el Club Social, La Biblioteca, Grupos de Teatro, el Centro de Salud, El Polideportivo, la construcción del Dique, la necesidad de la Cooperativa del Agua… Y entonces necesitaron más escuelas y una iglesia más grande y más comercios y otro cementerio y más medios de comunicación porque eran autosuficientes. Y hubo grupos de scouts, bomberos voluntarios, Sociedad de Fomento y Turismo. Y Río Ceballos se fue dibujando de a poco; las márgenes del río se poblaron, las laderas de las sierras se llenaron de casas, el río se hizo más angosto, la vegetación cambió, los animales salvajes se alejaron de la urbanización. El centro se llenó de comercios, aparecieron nuevos barrios. Muchas hosterías y hoteles cerraron, otros, sin posibilidad de modernizarse, fueron mermando. La mayoría de la población trabajaba en Córdoba, se esparcía en Córdoba, estudiaba en Córdoba, Río Ceballos fluctuaba entre ciudad dormitorio y el turismo. Y seguía creciendo.

El Centro empezó a esconder las antiguas casas detrás de negocios y vidrieras y quienes no lo han conocido antes, no podrían imaginar cómo fue, con el esplendor de sus hoteles, sus hermosas casas, sus calles de tierra, las cabalgatas, los balnearios llenos de gente, el trabajo en conjunto, su historia.

Y siendo ciudad nos empezamos a preguntar cuál es nuestro patrimonio en un momento donde las antiguas casonas quedaron tapadas o aisladas, muchos balnearios fueron demolidos, nuestro río fue maltratado por un proyecto que no respetó ni a la naturaleza ni a nuestro entorno cultural, producto de malas políticas que se fueron superponiendo año a año y que desencadenaron en la catástrofe del 15 de febrero de 2015 (fecha que hoy forma parte de nuestra historia), donde intentamos volver, una y otra vez, a nuestra época turística con todo lo que tenemos para ofrecer (que es mucho), donde mediante muchas irregularidades la idea de recuperar el Museo de la Ciudad se vuelve una tarea ardua y llena de obstáculos; pero también un momento en donde somos muchos más los que habitamos este lugar, muchos con conciencia ecológica, con respeto por el otro, con ganas de ser protagonistas de nuestra cultura.

Río Ceballos es una ciudad con espíritu de pueblo, con el esfuerzo de volver a ser turístico, con sus problemas de agua o de basura, con sus inquietudes por el ambiente, con las inundaciones, con su población creciendo día a día, con mucha gente que hoy vuelve a trabajar para la comunidad, con las instituciones que aún hoy mantienen su espíritu, en busca de su identidad y con memoria.

Porque un pueblo sin memoria es un pueblo sin identidad, sin historia y sin futuro.

Fotografías realizadas por De Pueblo a Ciudad.

vista juan xxiii 1campo de deportecapillaespiritu santohotel lomaslomas hotelmariano fragueiropuente de accesopuente y casa2santo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s